4 consejos de naming para tu nueva empresa

¿Estás pensando en lanzar un nuevo negocio en 2018? ¿Tienes en marcha todos los aspectos fundamentales de una estrategia de branding pero te falta el nombre? En nuestra nueva entrada del blog creativo de Feel The Brand queremos poner algo de claridad a una disciplina llena de subjetividad. Sigue estos consejos de naming para asegurar el éxito de tu próxima empresa.

Por qué deberías cuidar el nombre de tu empresa

El nombre de una empresa es uno de los aspectos más importante del negocio.

Afecta a los resultados de búsqueda si tu empresa tiene base online, afecta también a la percepción de la marca y por supuesto, afecta al futuro volumen de ingresos de la misma.

Además, debe tener sonoridad, una personalidad poderosa y no provocar conflictos si la marca tiene proyectada la expansión internacional de los productos.

Y no es solo una cuestión de futuro o de proyección internacional. Si el nombre de la empresa no está bien elegido, puede provocar una crisis de reputación que arruine tu negocio.

Si bien parecen muchos los aspectos a tener en cuenta, en realidad no es tan malo como podrías pensar.

Consejo de naming 1/ Que sea fácil de pronunciar y deletrear

¿Qué tiene de bueno un nombre original si nadie puede pronunciarlo?

Los nombres de las marcas deben ser sencillos de pronunciar y fáciles de deletrear, aunque aparentemente no tengan relación con el negocio.

Nombres como Nike u Oreo funcionan porque cumplen estas dos premisas, y ambas son marcas con proyección internacional.

Imagina por un momento que Nike se deletreara como “n-i-k-e-e-h”. Puede que en otros idiomas la pronunciación variara algo, pero al menos en español, las dos letras finales sólo añadirían confusión a la hora de escribirlo y deletrearlo.

Lo mismo sucede con marcas que han nacido en nuestro país como el gigante Zara o Mango, que poco tienen que ver con ningún concepto relacionado con la industria textil.

Ambos nombres son fáciles de pronunciar, y fácilmente exportables cuando las marcas han conseguido proyección internacional.

¿Podrían haberse llamado de otra forma? Por supuesto, de hecho, estos nombre fueron escogidos totalmente al margen de su significado para la industria.

Sin embargo, la realidad es que tanto Zara como Mango, reúnen la característica principal de ser nombres cortos, sonoros y fáciles de pronunciar en cualquier idioma.

Consejo de naming 2/ Que sea memorable

Por continuar con los ejemplos que hemos utilizado, si Zara o Mango se llamaran “Compañía Textil Sociedad Anónima” el efecto no sería nada memorable.

A pesar de responder exactamente a la función de la empresa, no apetece establecer una relación personal con ella.

Imagina que te encuentras con una persona con la que intercambias información sobre en qué empresa trabajas.

Si dices “trabajo en Zara”, obtendrás una respuesta más clara que si dices “trabajo para la Compañía Textil Sociedad Anónima”.

Si quieres que el próximo nombre de tu empresa sea memorable, no seas genérico.

Hay muchas empresas en el mercado como para arriesgarse a que te confundan con la competencia. O lo que es peor, que no sepan ni quién eres.

Consejos de naming para tu nueva empresa.

Consejo de naming 3/ Que sea peculiar (con moderación)

Si tu empresa tiene un nombre único que es fácil de deletrear y es especialmente memorable, estás en el camino correcto.

Que además sea peculiar u original, es algo más complicado.

La clave de la extravagancia, al igual que en las situaciones sociales, es usarla con moderación.

Con un nombre como “Caboohle“, seguramente te recordarán, pero ¿para qué?

A menos que inviertas una fortuna en educar a tu audiencia sobre cómo se pronuncia tu marca (algo que han sufrido en nuestro país empresas como Fnac o Pfizer), estarás tirando tu tiempo por la ventana.

El nombre de tu empresa debe ser diferente por una buena razón y memorable por su originalidad, no por su extraña pronunciación o dificultad para escribirlo.

En esta misma línea, el nombre de tu empresa debe ser único para que no suene demasiado similar a los nombres de otras empresas, sobre todo con respecto a aquellas que ya llevan mucho tiempo entre nosotros.

Consejo de naming 4/ Debe hablar el idioma de los clientes

¿Qué público objetivo persigue tu marca? Lógicamente, si tu marca está dirigida a adolescentes, deberás utilizar la jerga que ellos entienden, como por ejemplo, sustituyendo letras por números de similar apariencia.

Si por el contrario te diriges a contables de mediana edad, lo más probable es que un nombre como “Contabl3s4ever” no funcione y perderás clientes antes de comenzar tu andadura comercial.

Por eso, antes de dar un paso más en este sentido, párate a reflexionar sobre quién y cómo es el público objetivo al que vas a dirigirte.

¿Es joven o mayor? ¿Está familiarizado con la tecnología? ¿Vive en un entorno rural o es urbanita? ¿Qué nivel de ingresos tiene?

Todas estas preguntas te darán la clave del tipo de nombre que debes buscar, y sobre todo, de las prácticas que debes evitar, como la que acabamos de mencionar.

Ejemplos de marcas con procesos de naming memorables

Si has llegado hasta aquí y tienes claro que este proceso de naming no es un capricho, queremos terminar este artículo con un buen ejemplo de procesos de naming memorables.

Este ejemplo te ayudará a comprobar que otras han sido capaces de solucionar problemas como los que probablemente te vayas a enfrentar en tu negocio.

Apple, el éxito de su categoría

Aunque muy conocido, no nos hemos podido resistir a analizar la idoneidad de este nombre comercial.

Como parte de un proceso de naming, la marca puede encuadrarse en varios tipos de categorías.

Así, hay nombres descriptivos (Gas Natural), evocativos (Sanex) y abstractos (Kodak).

Apple se encuadraría dentro de los abstractos, pues no está directamente relacionado con la actividad de la marca.

Sin embargo, es sonoro, con una enorme flexibilidad y profundamente distintivo.

¿A qué se debe su éxito más allá de estos principios?

Un nombre tan sencillo en una categoría como la de informática, dominada en su momento por conceptos complejos, triunfa gracias a la asociación inmediata con el beneficio del producto.

Hoy en día es muy común encontrar marcas que pretenden simplificar productos complejos, como es el caso de los productos tecnológicos. Sin embargo, en su momento, el naming de Apple supuso toda una revolución que ha llevado a crear escuela.

Consejos de naming para tu nueva empresa.

Conclusión

Dotar a tu negocio de un nombre es clave para su éxito, porque será probablemente el aspecto del branding de la marca que más veces se repetirá a lo largo del tiempo.

Una empresa con un mal nombre puede tener alguna posibilidad de éxito, pero desde luego, aumentarán sus posibilidades si sigues los consejos de naming que hemos repasado.

Recuerda una frase que debe guiar este proceso: “Tener un mal nombre es ayudar a la competencia”.

¿Nos cuentas si estos consejos de naming te ayudan a crear un nombre para tu empresa que sea memorable y único? ¡Te esperamos en los comentarios!

Comparte

Deja un comentario

Newsletter