Estrategia de cobranding: cuándo y cómo aliarse con otra marca

Cuando dos marcas potentes se unen pueden surgir importantes oportunidades. Esta colaboración, conocida como estrategia de cobranding es beneficiosa para ambas, siempre y cuando se haga con cabeza.

En la entrada de hoy te ofrecemos las claves para acertar con esta estrategia y que ambas marcas salgan beneficiadas.

Qué es una estrategia de cobranding en marketing

Tan antigua como la publicidad, las estrategias de cobranding llevan mucho tiempo entre nosotros.

Una de las primeras la protagonizaron en 1975 dos marcas aparentemente sin ninguna conexión, Bonne Belle y Dr. Pepper.

La primera fue la responsable de comercializar el primer bálsamo labial aromatizado del mundo, con sabor a fresa, limón y manzana verde.

Dos años después de su lanzamiento, en 1973, se asociaron con Dr. Pepper, refresco enormemente popular en aquella época entre los adolescentes americanos.

Fruto de esta colaboración surge un nuevo sabor para el labial comercializado por Bonne Bell, famoso durante décadas.

Si la asociación te parece traída por los pelos, piensa en el copy del anuncio que puedes ver debajo de estas líneas. “El brillo de labios con el sabor del refresco más original del mundo”. Y al final, por supuesto: “Bonne Bell, la marca de cosmética que entiende tu gusto”.

Estrategia de co branding, con quién y cuando colaborar con otra marca.

Como has podido ver, una estrategia de cobranding no es más que la asociación entre dos marcas que se unen para colaborar creando productos atractivos para públicos comunes.

Pasos para una estrategia de cobranding donde todos ganen

Aunque en teoría la asociación es sencilla, la realidad es que no siempre sale bien. Para evitar que tu próxima estrategia de cobranding fracase, sigue los consejos del blog de nuestra agencia creativa.

1/ Identificar al partner adecuado

Las asociaciones de marcas no son sencillas por varias razones, pero la más importante es porque no siempre somos capaces de identificar al compañero ideal para esta aventura.

No tiene por qué ser la más conocida, ni siquiera la más grande del mercado que estés intentando alcanzar, se trata más bien de una de esas asociaciones en las que piensas: “qué bueno que estos dos se juntaron para crear algo nuevo”.

¿Cómo distinguir el partner perfecto del que no lo es?

Lo primero que debes identificar es la necesidad de tu organización.

¿No consigues alcanzar a los millennials desde un negocio tradicional?

Piensa en una marca que adoren. ¿Te cuesta ganar credibilidad en el mercado? Alíate con una empresa que transmita seguridad.

Para encontrar el partner perfecto identifica previamente qué necesitas y sabrás qué puedes pedir al candidato.

Además, una estrategia de cobranding es una alianza donde ambas partes consigue beneficios.

En una potencial alianza, valora seriamente qué tienes para que ambos salgáis beneficiados.

2/ Target adecuado

¿Qué tiene que ver Karl Lagerfeld con H&M? Aparentemente nada.

Sus públicos son diametralmente opuestos. El del diseñador fetiche de Chanel es elitista, exclusivo y con un altísimo poder adquisitivo.

El de la marca sueca, asequible, con interés por la moda rápida y no excesivamente preocupado por la calidad del producto que compra.

¿Por qué entonces la asociación entre estas dos marcas es un ejemplo de una de las estrategias de cobranding más importantes de la historia de la publicidad?

En primer lugar porque fue una de las primeras acciones de colección cápsula del mundo de la moda. Es decir, una pequeña colección diseñada por un creador famoso para una firma que no sea la suya propia.

Corría 2004 y aunque la firma H&M ya había desarrollado otras colecciones cápsula, sin duda la de Lagerfeld fue de las más sonadas.

Estrategia de co branding, con quién y cuando colaborar con otra marca.

La diferencia entre los públicos de las dos marcas no fue un problema, porque el objetivo del Kaiser era precisamente acercar su creatividad a la gente de a pie, lo que desde luego consiguió, si bien la relación entre las dos marcas no terminó del todo bien.

3/ Determina los canales de marketing que utilizarás

El tercero de los aspectos clave de una estrategia de cobranding es determinar qué canales se utilizarán para la difusión de la campaña.

Normalmente, ambas marcas se unen para poner sus canales al servicio de la campaña, aunque no se trata de una regla fija. Lo bueno de las estrategias de cobranding es que benefician a ambos agentes y permiten acciones cruzadas.

Es el caso de GoPro y Red Bull. La campaña no necesita presentación, pues llenó portadas de medios de todo el mundo.

Lo que nos gustaría destacar de esta impactante y ambiciosa estrategia de cobranding es los diferentes canales que se utilizaron para sacar el máximo provecho de ella.

Si recuerdas la campaña, el salto de Felix Baumgartner fue seguido en streaming a través de internet por cerca de ocho millones de personas.

Ben Sturner, CEO de Leverage Agency, la empresa responsable del evento, afirmó poco después que “El valor para Red Bull está en las decenas de millones de dólares de exposición global. Se seguirá hablando de Red Bull Stratos durante mucho tiempo, porque la difusión social alcanzada conseguirá que la campaña se siga viendo de forma orgánica sin necesidad de promoción por nuestra parte”.

Aunque hoy en día es difícil separar este evento de la imagen de Red Bull, para GoPro la cosa tampoco funcionó mal. De hecho, el vídeo que hemos compartido contigo es una versión de la marca de cámaras digitales emitido en el intermedio de la Super Bowl de 2014, dos años después del salto de Baumgartner.

4/ Aporta valor a los consumidores

Si hasta ahora hemos repasado el abc de una estrategia de cobranding, no debes olvidar que el núcleo central de este tipo de campañas está en aportar valor para la marca.

Por ejemplo, la alianza entre BMW y Louis Vuitton puede parecer algo extraña. Sin embargo, si lo piensas, ambas marcas tienen bastante en común.

Las maletas de la icónica casa francesa han hecho del viaje una experiencia centrada en el lujo. Exactamente igual que la marca de coches, ya que los acabados de BMW son conocidos como símbolo de exclusividad y sofisticación.

Estos valores compartidos son el nexo común que une dos marcas aparentemente sin conexión.

¿Cómo diseñar un producto que encaje y aporte valor a los usuarios?

El BMW i8 es un deportivo de calidad extraordinaria pero de reducidas dimensiones. De hecho, aunque en teoría tiene cuatro plazas, las dos traseras son tan pequeñas que no son aptas para viajes largos.

El plus que aporta Louis Vuitton es un juego de maletas que encaja perfectamente en cada uno de los rincones del deportivo, sin necesidad de hacer cábalas sobre dónde colocar cada una.

Estrategia de co branding, con quién y cuando colaborar con otra marca.

Conclusión, las claves de una estrategia de cobranding

No pierdas de vista que aunque una estrategia de cobranding es una alianza entre dos marcas, ambas deben salir beneficiadas. Si además, te centras en un público al que te cueste llegar con una marca ya asentada en el sector, lograrás más que si te aventuras en solitario.

Por último, si esta colaboración incluye el diseño de nuevos productos, aporta valor extra al usuario, de forma que sienta que estás solucionando un problema que te afecta directamente.

¿Estás pensando en desarrollar una estrategia de cobranding? Esperamos tus comentarios a esta entrada y te animamos a que nos sigas en redes sociales, estamos en Facebook, Twitter y LinkedIn.

Comparte

Deja un comentario

Newsletter