Por qué las grandes marcas están cortejando al movimiento maker

A medida que la tecnología democratiza el acceso a internet, surgen nuevos movimientos que demuestran que el poder lo tiene el consumidor. Así lo señalamos la semana pasada, con el análisis de los nuevos modelos de consumo, que están acabando con paradigmas fuertemente asentados, como el de las bebidas azucaradas.

Estos nuevos modelos de consumo tienen un trasfondo muy interesante al que queremos dedicar una entrada: el movimiento maker y su relación con las marcas.

Porque aunque creas que esto de ser un maker está más cerca del término friki, la realidad es que representan un segmento de muchos millones de euros.

Qué es el movimiento maker

Empecemos por el principio. ¿Qué es un maker? Si recuerdas la película Toy Story recordarás al malvado Sid Phillips, que desmontaba juguetes para construir horrendas criaturas con las que aterrorizar a su hermana.

Pues bien, Sid Phillips es un maker nato. Con piezas de desecho crea y construye nuevos objetos que facilitan su (malvada en este caso) vida diaria.

Extrapolando un poco, el movimiento maker incluye a todos aquellos que fuera de los circuitos oficiales buscan crear soluciones caseras a problemas diarios.

Desde que las impresoras 3D son accesibles a casi todo el mundo el movimiento maker es, además, una fuente inagotable de soluciones que hasta el momento eran impensables, como prótesis personalizadas, prototipos de productos que nunca fabricaría una multinacional o soluciones a ese “cajón de la cocina” que no cierra desde 1984 y que nadie sabía arreglar.

Lo impactante de este movimiento es que se ha hecho global gracias a internet. Cada día, miles de makers se conectan a la red para compartir planos, códigos fuente e ideas sobre cómo (entre todos) mejorar las cosas que las grandes empresas parecen no querer arreglar.

Las características del movimiento maker

Y no son cuatro gatos, no. Están organizados y son muchos.

Incluso en nuestro país, donde estas cosas suelen tardar en calar, el movimiento maker ha adquirido una representación importante.

Tanta que incluso la todopoderosa Google decidió celebrar en nuestro país un evento que ya cuenta con cinco ediciones, TrendSpain.

La empresa americana, consciente del atractivo de la idea, sobre todo para los millennials, ha apostado por apoyar a este colectivo, pero no son los únicos.

Cada dieciocho meses se duplica el número de centros donde los makers se reúnen y comparten ideas, los llamados FabLabs. Solo en la provincia de Madrid hay cerca de media docena, unos 44 en todo el territorio nacional.

Estos FabLabs, surgidos como una extensión del Center for Bits and Atoms del Massachusetts Institute of Technology, se han convertido con los años en una red global y colaborativa, donde todos tienen cabida.

Entre las características más sobresalientes de este movimiento destacan:

1/ Es colaborativo

¿Por qué la mayoría de los grandes avances científicos y técnicos del siglo XIX están en manos de grandes corporaciones? Porque tienen los medios y la capacidad de unir talento: contratan alrededor del mundo a las mentes más brillantes para que trabajen juntas en proyectos herméticos.

El movimiento maker da la vuelta a este modelo, proporcionando conocimiento gratuito y colaborativo.

Como afirma César García, ingeniero de sistemas y co fundador de uno de estos centros de trabajo, Makespace Madrid, “internet nos ha convertido a todos en creadores de contenidos. El siguiente paso es hacer cosas tangibles, aparatos tecnológicos.

En estos centros de trabajo, cualquiera es bienvenido, aunque no sepa nada de tecnología. La clave está en compartir conocimiento a cambio de más conocimiento. “Uno te enseña una cosa y tú le enseñas otra”, cuenta César García.

Así, se juntan perfiles muy diferentes que encuentran en el trabajo colaborativo la forma de hacer que las cosas sucedan.

2/ Es abierto

Este movimiento, además de colaborativo, es abierto. Surgido como oposición al hermetismo de las grandes corporaciones, que hemos comentado unas líneas más arriba, el movimiento maker se basa en un concepto de libertad para modificar y reutilizar lo que los demás crean.

En línea de los proyectos de código abierto que hemos visto desde los años 90, el movimiento maker no busca ningún “beneficio económico”.

Gran mercado, grandes marcas

Solo en Estados Unidos, a finales de 2013, el movimiento maker representaba nada menos que a 35 millones de adultos, o lo que es lo mismo, un volumen de negocio que podría alcanzar los 29.000 millones de dólares cada año.

Lógicamente, las grandes empresas no lo han dejado pasar. Amazon ha lanzado un marketplace maker que compite con la mismísima Etsy. En este espacio tienen cabida todas aquellas pequeñas empresas y particulares que quieren vender los productos que hacen en casa o a pequeña escala.

En este marketplace o mercadillo online, puedes encontrar más de 80.000 productos de más de 5.000 vendedores de 60 países. ¡Casi nada!

El gigante Amazon no es el único que ha aprovechado la filosofía maker para hacer negocios. La empresa americana General Electric ha creado toda una división llamada “Garages”.

“Garajes” es un lugar donde los makers pueden acudir a conocer lo último sobre tecnología manufacturera. A través de eventos y proyectos, la empresa ha conseguido llevar a todos los rincones del mundo el espíritu de innovación que la caracteriza, dando soporte a un movimiento del que también se nutren a nivel comunicativo.

No deja de sorprender que muchos de los valores que los makers apoyan, como el mencionado espíritu innovador, la ecología o la independencia, hayan sido absorbidos por estas grandes marcas. Con frecuencia se han apropiado de su discurso, hasta tal punto, que parece que hayan sido ellas las impulsoras de este movimiento.

En otros casos, como en el que nos ocupa, las marcas encuentran en estos movimientos ciudadanos el público perfecto para las señas de identidad que llevan años transmitiendo.

Bajo el lema “Imagination at work” la compañía lleva más de un siglo al servicio de la tecnología más puntera en campos tan dispares como la medicina, los transportes o el hogar, siempre por delante de sus competidores.

Así, con mensajes como “GE construye cosas que importan” (GE builds things that matter), General Electric ha encontrado en el movimiento maker el público perfecto para un mensaje que encaja con ellos, haciendo posible que visualicen un mundo donde la imaginación no tiene límites.

Es de admirar cómo GE ha sido capaz de tomar un discurso ciudadano (construye tus propios objetos y sé independiente) y lo ha convertido en una forma de vida, ampliando y engrandeciendo una idea hasta límites insospechados.

Chrysler, qué es un maker

Más directa es la marca de automóviles Chrysler que habla directamente al movimiento maker, haciendo un guiño entre lo que caracteriza a ese enorme grupo de personas y los valores de su marca.

Como dice la voz en off de esta campaña “un maker está hecho de manos callosas y espaldas fuertes, de hombros de gigantes y de pequeños pasos. Un maker puede hacer esto: un coche inteligente que no necesita cruzar un océano para ser digno.

Cómo sumarse al movimiento maker

Para completar esta entrada queremos contarte la historia de Alice Saunders, una pequeña empresaria de Nueva Inglaterra, donde fabrica de forma artesanal bolsos y maletas con bolsas textiles antiguas.

Su proceso artesanal y la pasión que pone en su trabajo, llamaron la atención de la marca textil Levi’s. Aunque probablemente a esta diseñadora de 29 años de edad le importe poco la moda convencional, la marca ha encontrado en ella una evangelizadora de su valores de autenticidad y artesanía.

Poco importa que los vaqueros de Levi’s sean fabricados en algún país asiático, Saunders encarna el ideal de los consumidores adormecidos por productos idénticos con poca personalidad que buscan en este tipo de creaciones un canto a la autosuficiencia que encarna el movimiento maker.

Los productos de esta diseñadora independiente obsesionada con las bolsas de tela de la Segunda Guerra Mundial se venden en muchas tiendas de Levi’s de Estados Unidos, bajo la marca “Levi’s maker”.

Movimiento maker: por qué interesa a las marcas.

Además, Levi’s promociona los productos de Saunders en su blog, así como los de otros muchos creadores artesanales que aportan a la marca los valores que la vieron nacer.

¿Te inspira el movimiento maker? Esperamos tus comentarios a esta entrada en las redes sociales, donde estamos muy activos. Nos encontrarás en Facebook, Twitter y LinkedIn.

Comparte

Deja un comentario

Newsletter